Riverside Agency

Realizar una búsqueda avanzada +

Ingresar

¿Olvidó su contraseña? Haga click aquí

Estrellas negras

En la breve nota inicial de Estrellas negras, el autor cuenta que en 1962 viajó a Dar es-Salaam (Tanzania) «con el fin de abrir la primera corresponsalía polaca de prensa en África, que en aquel entonces se hallaba en pleno proceso de liberación nacional, de descolonización». De ahí surgiría una larga relación con el continente que daría pie a obras fundamentales del reporterismo del siglo XX como "Ébano", "Un día más con vida" o "El Emperador". Pero la vinculación de Kapuściński con África había empezado un poco antes, cuando entre 1959 y 1961 estuvo primero en Ghana y después en el Congo, que vivían la efervescencia de sus procesos de independencia. De regreso en Polonia, empezó a escribir sendos libros sobre los respectivos líderes nacionales, Kwame Nkrumah y Patrice Lumumba. Pero el encargo de volver al continente para cubrir esa corresponsalía dejó el proyecto a medias, y sus editores reunieron el material ya publicado en la prensa sobre los dos carismáticos políticos en el volumen que ahora tiene el lector en sus manos.

En estos textos tempranos se muestra ya todo el músculo del gran periodista polaco, su capacidad de convertir la crónica en una pieza literaria y al mismo tiempo en un ensayo de calado histórico. Hay en este libro retratos afilados y memorables, empezando por el del tío Wally, el colono empapado en alcohol a quien conoce en el Hotel Metropole. Pero el protagonismo es sobre todo para Nkrumah y Lumumba, porque, como dice Bogumí Jewsiewicki en el epílogo, en el que compara la mirada de Kapuściński sobre África con la de Conrad en "El corazón de las tinieblas": «Chinua Achebe, uno de los escritores africanos más conocidos, gustaba de subrayar que hasta que los leones no crearan a su propio historiador, la historia de la caza sólo glorificaría al cazador. Es la diferencia fundamental entre la mirada de Kapuściński y la perspectiva de Conrad. Los reportajes de Kapuściński describen a África y los africanos desde el punto de vista de los leones, y no de los cazadores.»


OPINIONES DE LA CRÍTICA

«Los reportajes inéditos del gran reportero polaco. Contienen retratos despiadados e irónicos» (Daniele Castellani, Ilmiolibro.it).

«Las crónicas de Kapuściński ofrecen un punto de vista original; sabe capturar la Historia. Y mientras la crónica envejece, la fuerza de la Historia se afianza con el tiempo. Por eso este libro, escrito entre 1959 y 1961, no ha padecido el paso del tiempo. Imprescindible» (Fabrizio Floris, Nigrizia).

De la misma colección

  • Caso Cipriano Martos
  • Todo Messi
  • Corre, rocker: crónica personal de los ochenta
  • Ropa música chicos
  • Queríamos un Calatrava
  • Estrellas negras
  • Hitler, mi vecino
  • Kerouac y la generación beat
  • Dios es redondo
  • Zona de obras
  • Mis almuerzos con Orson Welles
  • La eliminación
  • Mejor que ficción
  • No es un deporte de riesgo
  • Cartas a un joven disidente
  • Vente conmigo
  • Juicio a Kissinger
  • El muelle de Ouistreham
  • Mein Kampf
  • Con los perdedores del mejor de los mundos

Narrativa contemporánea

  • Los viejos primos de Azov
  • La risa final
  • El hombre que se fue a Marte porque quería estar solo
  • No llores
  • La sociedad literaria y del pastel de piel de patata Guernsey
  • Yo voy, tú vas, él va
  • Cometas en el cielo
  • Definiciones de lo indefinible
  • Sevilla y la casita de las pirañas
  • La hermana menor
  • La defensa
  • Mashenka
  • Mis documentos
  • Un año pésimo
  • Vulva
  • Rolling Thunder