Riverside Agency

Realizar una búsqueda avanzada +

Ingresar

¿Olvidó su contraseña? Haga click aquí

Un polvo en condiciones

Después de sus devaneos por Miami con La vida sexual de las gemelas siamesas, Irvine Welsh regresa a Edimburgo, piedra angular de su universo literario alrededor de la cual orbitan unos personajes que se van entrecruzando en las sucesivas novelas ambientadas en la ciudad.

Aquí el protagonista es un viejo conocido, Juice Terry Lawson, que ya había asomado la jeta en Cola y Porno. Resumamos sus credenciales: de profesión taxista, pero también chulopiscinas e incansable seductor de tías buenas, traficante de drogas, encargado de una sauna regentada por mafiosos, adicto al sexo y actor porno amateur, que rueda películas cutres para la web de SickBoy.

Y mientras un tremebundo huracán amenaza con arrasar Escocia, Terry se ve envuelto en andanzas de lo más variopintas: se reencuentra con una antigua amante en un funeral; ayuda al simplón Wee Jonty a buscar a su chica desaparecida, la hermosa Jinty Magdalen; lleva en su taxi a una joven dramaturga suicida; le detectan un problema de corazón que le obliga a guardar abstinencia sexual, y hace de chófer para un americano llamado Ronald Checker, rico promotor inmobiliario y presentador de un exitoso reality (sí, el personaje tiene evidentes paralelismos con Donald Trump) que ha venido a Escocia en busca de un exclusivísimo y carísimo whisky...

Un polvo en condiciones es Welsh en estado puro: desmelenada, escatológica, pornográfica, lisérgica, iconoclasta, argótica y descacharrante. En ella, el lector que no se amilane ante las emociones fuertes se encontrará con escenas de incesto, violación y necrofilia, ¡y hasta con un par de inauditos capítulos en forma de pene!


OPINIONES DE LA CRÍTICA

«Una novela abrasiva sobre un taxista hipersexual. Welsh está en buena forma» (Anthony Cummins, The Telegraph).

«Irvine Welsh no se dulcifica con la edad. Si estás dispuesto a disfrutar de una auténtica y a menudo electrizante ráfaga de puro Irvine Welsh, estás invitado» (James Walton, The Spectator).

«Picaresca escocesa, obscena, blasfema, divertida, trágica, disparatada, compasiva, exuberante y repugnante casi en la misma medida. Muy divertida» (Booklist).

«Aborda la desolación del envejecimiento y la pérdida a su modo blasfemo y pornográfico» (Jason Heller, NPR).

«El escritor más escandaloso de la literatura en lengua inglesa. Aunque buena parte de su material es escabroso, retrata con profundidad a la clase obrera de Edimburgo. Crea un mundo más real que muchos de los mundos de las novelas actuales» (Patrick Anderson, The Washington Post).

«Una aventura morbosamente exuberante, una sucesión de instantáneas deslumbrantes y crudas» (Malcolm Forbes, Financial Times).

«Un escritor al que no le preocupa lo más mínimo la corrección política. Si uno tiene estómago para soportarlo, el viaje que nos propone Welsh merece la pena» (Hannah McGill, The Scotsman).

«No es una novela para remilgados, mojigatos ni pusilánimes» (Kirkus Reviews).

«La novela más divertida y obscena de Welsh hasta el momento» (Library Journal).

De la misma colección

  • Su cuerpo y otras fiestas
  • Hija de revolucionarios
  • Un polvo en condiciones
  • Nada de nada
  • Yo voy, tú vas, él va
  • Lacombe Lucien
  • Nuestros comienzos en la vida
  • Lily y el pulpo
  • El barquito chiquitito
  • El banquete de las barricadas
  • Guerra y trementina
  • Recuerdos durmientes
  • Virgen y otros relatos
  • Leche caliente
  • El submayordomo Minor
  • La actualidad innombrable
  • Yo por dentro
  • Denuncia inmediata
  • Moriría por ti
  • Visión binocular

Narrativa contemporánea

  • Habana skyline
  • Hijo único
  • El abuelo que saltó por la ventana y se largó
  • El homenaje
  • Ahora me rindo y eso es todo
  • Monstruas y centauras
  • Su cuerpo y otras fiestas
  • La risa final
  • El hombre que se fue a Marte porque quería estar solo
  • Búscame
  • Figuras ocultas
  • Reflejos de un crimen
  • Yo estoy vivo y vosotros estáis muertos
  • La verdad y las mentiras de Ella Black
  • Los tipos duros no bailan
  • El hechicero