Riverside Agency

Realizar una búsqueda avanzada +

Ingresar

¿Olvidó su contraseña? Haga click aquí

Serotonina

Florent-Claude Labrouste tiene cuarenta y seis años, detesta su nombre y se medica con Captorix, un antidepresivo que libera serotonina y que tiene tres efectos adversos: náuseas, desaparición de la libido e impotencia. Su periplo arranca en Almería –con un encuentro en una gasolinera con dos chicas que hubiera acabado de otra manera si protagonizasen una película romántica, o una pornográfica–, sigue por las calles de París y después por Normandía, donde los agricultores están en pie de guerra. Francia se hunde, la Unión Europea se hunde, la vida sin rumbo de Florent-Claude se hunde. El amor es una entelequia. El sexo es una catástrofe. La cultura –ni siquiera Proust o Thomas Mann– no es una tabla de salvación. Florent-Claude descubre unos escabrosos vídeos pornográficos en los que aparece su novia japonesa, deja el trabajo y se va a vivir a un hotel. Deambula por la ciudad, visita bares, restaurantes y supermercados. Filosofa y despotrica. También repasa sus relaciones amorosas, marcadas siempre por el desastre, en ocasiones cómico y en otras patético (con una danesa que trabajaba en Londres en un bufete de abogados, con una aspirante a actriz que no llegó a triunfar y acabó leyendo textos de Blanchot por la radio...). Se reencuentra con un viejo amigo aristócrata, cuya vida parecía perfecta pero ya no lo es porque su mujer le ha abandonado por un pianista inglés y se ha llevado a sus dos hijas. Y ese amigo le enseña a manejar un fusil... Nihilista lúcido, Michel Houellebecq construye un personaje y narrador desarraigado, obsesivo y autodestructivo, que escruta su propia vida y el mundo que le rodea con un humor áspero y una virulencia desgarradora. Serotonina demuestra que sigue siendo un cronista despiadado de la decadencia de la sociedad occidental del siglo XXI, un escritor indómito, incómodo y totalmente imprescindible.

«Lo que me impide leer los libros de Houellebecq y ver las películas de Von Trier es una suerte de envidia. No es que les envidie su éxito, pero leer esos libros y ver esas películas sería un recordatorio de lo excelsa que puede ser una obra y lo muy inferior que es mi trabajo» (Karl Ove Knausgård).
 

De la misma colección

  • Olga
  • El Gatopardo
  • El caso Sparsholt
  • Cox o el paso del tiempo
  • Días temibles
  • Golpéate el corazón
  • La única historia
  • La mujer desnuda
  • El expediente de mi madre
  • Serotonina
  • Su cuerpo y otras fiestas
  • Hija de revolucionarios
  • Un polvo en condiciones
  • Nada de nada
  • Yo voy, tú vas, él va
  • Lacombe Lucien
  • Nuestros comienzos en la vida
  • Lily y el pulpo
  • El barquito chiquitito
  • El banquete de las barricadas

Narrativa contemporánea

  • Tú no eres como otras madres
  • El sutil arte de que (casi todo) te importe una mierda
  • La agenda roja
  • Un día agarro la puerta y me voy
  • Una vez en la vida
  • El crimen paga
  • Mary B
  • En alas de la canción
  • El fantasma del Titanic
  • Mujeres
  • La conjura de los necios
  • La leyenda del Santo Bebedor
  • De qué hablamos cuando hablamos de amor
  • Las vírgenes suicidas
  • Seda
  • Tema libre