Riverside Agency

Realizar una búsqueda avanzada +

Ingresar

¿Olvidó su contraseña? Haga click aquí

Las cosas que perdimos en el fuego

El mundo de Mariana Enriquez no tiene por qué ser el nuestro, y, sin embargo, lo termina siendo. Bastan pocas frases para pisarlo, respirarlo y no olvidarlo gracias a una viveza emocional insólita. Con la cotidianidad hecha pesadilla, el lector se despierta abatido, perturbado por historias e imágenes que jamás conseguirá sacarse de la cabeza. Las autodenominadas «mujeres ardientes», que protestan contra una forma extrema de violencia doméstica que se ha vuelto viral; una estudiante que se arranca las uñas y las pestañas, y otra que intenta ayudarla; los años de apagones dictados por el gobierno durante los cuales se intoxican tres amigas que lo serán hasta que la muerte las separe; el famoso asesino en serie llamado Petiso Orejudo, que sólo tenía nueve años; hikikomori, magia negra, los celos, el desamor, supersticiones rurales, edificios abandonados o encantados... En estos once cuentos el lector se ve obligado a olvidarse de sí mismo para seguir las peripecias e investigaciones de cuerpos que desaparecen o bien reaparecen en el momento menos esperado. Ya sea una trabajadora social, una policía o un guía turístico, los protagonistas luchan por apadrinar a seres socialmente invisibles, indagando así en el peso de la culpa, la compasión, la crueldad, las dificultades de la convivencia, y en un terror tan hondo como verosímil. Mariana Enriquez es una de las narradoras más valientes y sorprendentes del siglo XXI, no sólo de la nueva literatura argentina a cargo de escritores nacidos durante la dictadura sino de la literatura de cualquier país o lengua. Mariana Enriquez transforma géneros literarios en recursos narrativos, desde la novela negra hasta el realismo sucio, pasando por el terror, la crónica y el humor, y ahonda con dolor y belleza en las raíces, las llamas y las tinieblas de toda existencia.


OPINIONES DE LA CRÍTICA

«El terror, en los cuentos de Mariana Enriquez, se desliza como un jadeo de agua negra sobre baldosas al sol. Como algo imposible que, sin embargo, podría suceder» (Leila Guerriero).

«Su escritura es tan auténtica y perspicaz que consigue evocar una realidad más vívida que la que nos rodea. Todo ello, resultado de su destreza y meticulosidad. La prueba de que nos hallamos ante una escritora de primera clase» (Daniel Gumbiner, McSweeney’s).

De la misma colección

  • Malasangre
  • Una cita con la Lady
  • Nuestra parte de noche
  • Seis formas de morir en Texas
  • Chispas
  • Estoico y frugal
  • Un apartamento en Urano: crónicas del cruce
  • Tema libre
  • Revolución
  • La noche fenomenal
  • Degenerado
  • El arte de llevar gabardina
  • Joyce y las gallinas
  • El sistema del tacto
  • Una cierta edad
  • Música de ópera
  • Opus Gelber
  • Sánchez
  • Petit Paris
  • Hombres elegantes

Literatura contemporánea

  • En casa
  • En el camino
  • La cucaracha
  • Malasangre
  • Cómo ser famosa
  • Una vida sin fin
  • Hijas del Sur
  • La vida instrucciones de uso
  • Correr
  • Blanco nocturno
  • Tenemos que hablar de Kevin
  • ¡Noticia bomba!
  • La hermandad de la uva
  • En el café de la juventud perdida
  • Expiación
  • Lo raro es vivir