Riverside Agency

Realizar una búsqueda avanzada +

Ingresar

¿Olvidó su contraseña? Haga click aquí

La reina Ginga

Disputada por flamencos y portugueses, reserva de diamantes y esclavos que se vendían en Brasil, el actual territorio de Angola, tuvo en el siglo XVII una reina inolvidable y singularísima: Ginga. Guerrera decidida, política lúcida y astuta, reconstruyó su reino varias veces, comandó sus ejércitos, negoció y batalló con las grandes potencias y con otros reyes africanos, tuvo una ardiente y voraz vida privada y hasta el final de sus días fue dueña de su destino.

En esta novela extraordinaria, con una prosa leve y luminosa, José Eduardo Agualusa recupera un personaje inolvidable e impar. Lo hace de la mano de un sacerdote nacido en Pernambuco, narrador de la historia y secretario de Ginga. Un hombre de fe decreciente que se interna en un territorio desconocido y es cautivado por una forma de vida que nunca imaginó. A través de sus ojos descubrimos un mundo sensual, vital y descarnado, donde aún entre la crueldad, la codicia y las reglas implacables del poder, se esconde la posibilidad del amor y la belleza.  

De la misma colección

  • La sociedad de los soñadores involuntarios
  • Enterrados
  • El niño del tren
  • La reina Ginga
  • El azul de las abejas
  • Lingua Franca
  • Narciso y Goldmundo
  • Orlando
  • Las olas
  • La campana de cristal
  • El señor de las moscas
  • La casa de los conejos
  • La danza de la araña
  • Ulises
  • La escuela de Satán
  • El sueño del señor juez
  • Egotrip
  • Un hombre bueno
  • El árbol y la vaca
  • Contrafrente

Narrativa contemporánea

  • Habana skyline
  • Hijo único
  • El abuelo que saltó por la ventana y se largó
  • El homenaje
  • Ahora me rindo y eso es todo
  • Monstruas y centauras
  • Su cuerpo y otras fiestas
  • La risa final
  • El hombre que se fue a Marte porque quería estar solo
  • Búscame
  • Figuras ocultas
  • Reflejos de un crimen
  • Yo estoy vivo y vosotros estáis muertos
  • La verdad y las mentiras de Ella Black
  • Los tipos duros no bailan
  • El hechicero