Riverside Agency

Realizar una búsqueda avanzada +

Ingresar

¿Olvidó su contraseña? Haga click aquí

Las palabras justas

Milena Busquets practica en estos diarios una escritura de pinceladas impresionistas y logra que de lo cotidiano, de lo en apariencia anodino, emerja la epifanía.

Este es un diario sobre días tristes y días felices −«La euforia y la felicidad absolutas están a un milímetro del ataque de pánico»−, escrito sin trampa ni cartón, sin falsos pudores, ni engolada pompa. Escrito siguiendo esta premisa: «Uno escribe solo ante el peligro, no hay otra manera honesta de hacerlo, el menor atisbo de autocomplacencia es una señal de cobardía. Escribes contra ti primero y luego contra todo el mundo. Te pones a ti mismo contra las cuerdas, es el trabajo más solitario del mundo, no te tienes ni a ti, te presentas completamente despojado, es peor que el amor.»

En estas páginas asoman de tanto en tanto las mascarillas, pero sobre todo asoma la vida: los hijos, los amores, las clases de yoga, las visitas al psiquiatra, los encuentros fortuitos, los reencuentros, los paseos por el barrio, la escritura como una gimnasia diaria... Y aparecen también la seducción y el paso del tiempo, las disquisiciones sobre la verdadera elegancia, Proust, las lecciones literarias y vitales de Chéjov, la emoción hasta las lágrimas ante la celebración de la vida del West Side Story de Spielberg o un divertidísimo listado de tipologías de lectores observados durante las largas sesiones de firmas en ferias. Y el amor, siempre el amor: «En el amor nada es una pérdida de tiempo, todo sirve, la experiencia más banal, más absurda, más ridícula, más humillante, más dolorosa, sirve, nada cae nunca en saco roto. Es imposible perder el tiempo con el amor, enamorarse −aunque solo sea durante dos días, aunque sea tontamente, aunque sea por despecho o por aburrimiento o por curiosidad− sirve siempre precisamente para lo contrario, para ganar tiempo.»

Con esa capacidad tan suya de combinar en su justa medida lo frívolo y lo profundo, Milena Busquets practica en estos diarios una escritura de pinceladas impresionistas y logra que de lo cotidiano, de lo en apariencia anodino, emerja la epifanía: la novedosa carga erótica del gesto de recolocarle a un amigo la mascarilla que lleva mal puesta en una librería, los zapatos del psiquiatra que asoman coquetos por debajo de la mesa, el vecino que llora en plena calle, el antiguo portero que trae a la memoria la antigua casa... Existe en esta ventana a la intimidad algo genuinamente femenino que se narra con una vitalidad y una ironía inimitables.


OPINIONES DE LA CRÍTICA

«Una escritora de estirpe “wildeana” con un profundo sentido trágico de la existencia» (Ángeles López, La Razón).

«Una Françoise Sagan contemporánea, con la agridulce espontaneidad de Woody Allen» (The Bookseller).

«Conmovedora, equilibrista de los sentimientos» (Le Monde).

«Un tsunami literario» (Sílvia Marimon, Ara).

«Emoción y sentimiento» (Marie Claire).

«Sutil sabiduría» (Carmen Posadas).

De la misma colección

  • La encomienda
  • Bonsái
  • La vida privada de los árboles
  • Obra maestra
  • Diálogo con mi sombra
  • Las palabras justas
  • Cauterio
  • Aviones sobrevolando un monstruo
  • El final del amor
  • Diarios
  • Eva y las fieras
  • Cuarteto
  • Bologna Boogie
  • Las maravillas
  • Rodaje
  • Vivir no es tan divertido, y envejecer, un coñazo
  • La anguila
  • La ternera
  • Vida de Guastavino y Guastavino
  • Facsímil

Literatura contemporánea

  • La encomienda
  • Pirómano
  • Plan de fuga
  • Las sombras del poder
  • Niño quemado
  • Tercera persona
  • Mi abuelo
  • El Agrio
  • Regreso a París
  • No me acuerdo de nada
  • Nostalgia
  • El ojo castaño de nuestro amor
  • Serotonina
  • Valle Abraham
  • Bonsái
  • La vida privada de los árboles